Denuncia Canciller cubano mercantilismo de la salud a nivel mundial

La Habana, 24 sep.— Bruno Rodríguez Parrilla, Ministro de Relaciones exteriores, denunció en la sede de las Naciones Unidas el carácter mercantilista de la salud, como consecuencia del injusto orden internacional y del capitalismo como sistema.

Al intervenir en la reunión de alto nivel sobre cobertura universal de salud, el jefe de la diplomacia cubana recordó que casi la mitad de la población mundial no tiene acceso a servicios básicos de asistencia médica, porque para el sistema capitalista, ello significaría mayores responsabilidades y gastos públicos para los Estados, según publica Prensa Latina.

En ese sentido, el perfil oficial en Twitter de la Cancillería publica: “La experiencia cubana demuestra que, cuando hay suficiente voluntad política, es posible construir un sistema de salud único, público, gratuito y accesible para el 100% de la población @CUBAONU #UNGA.

Al cierre de 2018, la mayor de las Antillas registró una esperanza de vida de 78,45 años y una tasa de mortalidad infantil de 4,0 por cada mil nacidos vivos, con un nivel inmunitario del 98 por ciento, con 14 enfermedades infecciosas erradicadas, nueve que no constituían problemas de salud y 29 enfermedades transmisibles controladas, detalló Rodríguez Parrilla.

Sobre este tema, el sitio web de las Naciones Unidas informa que hoy líderes mundiales firmaron una declaración en la que se comprometen a impulsar las inversiones y reforzar los trabajos para conseguir la cobertura universal de salud para 2030, como lo marca la Agenda para el desarrollo sostenible.

La declaración constituye el documento más ambicioso de la historia en la arena sanitaria y busca hacer realidad el ejercicio del derecho humano a la salud para todos los habitantes del planeta, en un plazo apenas superior a unos 10 años.

Unos 100 millones de personas caen en la pobreza cada año a causa de los costos exorbitantes de los servicios médicos, subrayó el secretario general de la ONU Antonio Guterres, al intervenir en dicha reunión.

En el inicio del cónclave, Guterres calificó la adopción como “un logro significativo que durante la próxima década liderará el combate a las enfermedades contagiosas como el VIH/SIDA, la tuberculosis y la malaria, además de ocuparse de los padecimientos crónicos y la resistencia antimicrobial mediante sistemas de atención primaria sólidos y resilientes”.

Igualmente, el Canciller cubano explicó además que la salud pública constituye una de las esferas más afectadas a causa del bloqueo del gobierno norteamericano contra el pueblo cubano, cuyo último intento ha sido ahora agredir a los programas de cooperación médica cubana con países en desarrollo, con el objetivo de desacreditarlos y sabotearlos.

El acceso a la salud es un derecho humano y Estados Unidos comete un crimen al proponerse limitarlo, pero se equivoca al pensar que podrá eliminar estos programas, ya que Cuba continuará prestando su apoyo a aquellos países del Sur que lo necesiten y fortaleciendo su larga tradición de intercambio con entidades como las organizaciones Mundial y Panamericana de la Salud, enfatizó en su intervención.

Rogelio Sierra Díaz, viceministro cubano de Relaciones Exteriores, escribió en su perfil de Twitter que “#Cuba está orgullosa de su colaboración médica, ejemplo de altruismo y solidaridad. Donde otros envían tropas, nuestra pequeña Isla envía a sus “ángeles de batas blancas” (como diría el cantautor Raúl Torres) a sembrar esperanza.

La nación antillana ha desarrollado la cooperación internacional en materia de salud durante 55 años, con presencia en 124 países con más de 400 mil trabajadores, informó el diario Juventud Rebelde. (Mariley García Quintana)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ocho − 7 =