Chequea vicepresidenta cubana inversiones hidráulicas en Ciego de Ávila

Ciego de Ávila, 22 ago.— Inés María Chapman Waugh, vicepresidenta de los Consejos de Estado y de Ministros, chequeó este miércoles las acciones para eliminar las ilegalidades detectadas por los especialistas de la Dirección de Planificación Física y la marcha de las inversiones en el sector hidráulico en Ciego de Ávila.

Como parte de una visita de trabajo y acompañada por directivos del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos y de las autoridades del Partido y el Gobierno en la provincia, Chapman Waugh visitó un asentamiento en el municipio de Morón donde viven 28 familias en zonas aledañas al ferrocarril.

La vicepresidenta cubana intercambió con varios moradores del lugar y conoció que la solución territorial para que esos núcleos familiares mejoren las condiciones de vida se hará mediante el otorgamiento de subsidios, facilidades para construir por esfuerzo propio y otras por los planes del encargo estatal.

Chapman Waugh también constató el avance en la construcción de una red hidráulica en Morón, la cual reforzará el abasto de agua en esa localidad donde viven más de 69 mil habitantes y crece la urbanización.

La obra ingeniera, de unos cinco kilómetros de largo, además de mejorar el servicio de entrega de agua en el municipio, permitirá garantizarla a la comunidad de cinco mil viviendas que se edifica cerca de la facultad de ciencias médicas.

Esa inversión beneficiará, también, a quienes habitan en el reparto La Victoria, pues hoy a ese lugar le llega de forma limitada el vital líquido.

Chapman Waugh cuestionó cómo ninguna de las entidades avileñas con tierras circundantes al canal magistral Zaza-Ciego de Ávila ha planificado inversiones a corto plazo ni le dan valor de uso a lo ya construido hace más de cinco años.

La también miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba recordó que en esa obra se ha invertido más de 70 millones de pesos durante casi tres décadas y que por dificultades económicas todavía no se llega a los 92 kilómetros proyectados.

Pero- dijo- es inadmisible que no se exploten los 40 kilómetros que ya están terminados con sus 15 puntos de entregas, cuando el país necesita de más alimentos para la población y Ciego de Ávila es privilegiada de buenas tierras.

Cambiar la matriz de regadío de pozos profundos a bombas horizontales es una necesidad impostergable porque hay que estar preparados para situaciones excepcionales, como son intensa lluvias y sequías recurrentes, y la provincia avileña vivió momentos secos extremos, alegó.

Al respecto Antonio Rodríguez Rodríguez, Presidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, enfatizó que al trasvase Zaza-Ciego de Ávila se le asigna presupuesto cada año, por lo que urge buscarle valor de uso al embalse regulador número Cinco, el primero terminado de los ocho pronosticados al norte de esa obra.

Rodríguez Rodríguez informó que garantizarán los recursos para terminar las labores de reparación de los diques Estero Socorro y del canal de Chicola, obras hidrotécnicas insertadas en El Gran Humedal del Norte de Ciego de Ávila. (Lubia Ulloa Trujillo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + dos =