Tras el G20, Buenos Aires comienza a retornar a la normalidad

Del Mundo | | 0 |

Buenos Aires, 2 dic.— Tras una cumbre del G20 que dejó a una ciudad prácticamente vacía, blindada como nunca antes por la presencia de los líderes más poderosos del mundo, la agitada Buenos Aires comienza a retornar hoy a la normalidad.

Aún hay varios presidentes en el país, entre ellos el chino Xi Jinping quien cumple una visita de Estado, pero ya las calles se ven un poco más pobladas, los aeropuertos entran en función al igual que otros medios de transporte paralizados en estos dos días.

Con extremas medidas de seguridad y más de 20 mil efectivos custodiando las calles, algunos admiten que nunca vieron tantos policías en sus vidas en este país, transcurrió otra cumbre del G20, en tranquilidad, con avances muy lentos en varios temas y algunas perlitas que quedarán para la historia.

En esta edición número 13 del foro, el presidente anfitrión, Mauricio Macri, logró que entre todos aprobaran un documento final que por primera vez no condenó el proteccionismo comercial y en el que una vez más Donald Trump marcó sus diferencias.

Más allá del consenso final, que a pedido de España incluyó abordar en la próxima cita el apremiante problema de la migración, una de las buenas nuevas que marcó esta cumbre fue el pacto de Buenos Aires entre Estados Unidos y China, que de momento aplaca la guerra comercial de estas dos grandes potencias que mantiene en vilo a medio mundo.

En una distendida cena con menú argentino, ambos mandatarios se comprometieron a que desde el 1 de enero de 2019 ninguno impondrá nuevos aranceles a la importación de productos, un respiro para muchos países.

Macri, en su condición de anfitrión, se mostró en la conferencia de prensa al termino del encuentro del G20 un poco más relajado, celebró el documento final que tuvo a más de uno en tensión pues casi al final de la cita aún eran varias las posiciones encontradas.

Y, como era de esperar, así lo dejó claro Trump, quien mostró su siempre diferencia al incluir un apartado donde dejó claro una vez más su decisión de retirarse del acuerdo de París.

Pasada la cumbre que por vez primera reunió a tantos líderes en esta ciudad, los argentinos vuelven a su vida cotidiana, terminando un 2018 difícil, sumergidos en una crisis económica con un bolsillo cada vez más flaco por la devaluación del peso frente al dólar y sacando cuentas para poder pasar las navidades, el fin de año y las vacaciones de verano. (Maylín Vidal)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 1 =