Maceo y Frank, héroes de la patria

Sucesos Históricos | | 0 |

Santiago de Cuba, 7 dic.— Por coincidencia, la fecha del 7 de diciembre unió a dos hombres: Antonio Maceo Grajales y a Frank País García, cuyas acciones y pensamientos en la vida, hizo que la historia les diera una denominación común: Héroes de la Patria.

El 7 de diciembre de 1896, en San Pedro, La Habana, cayó abatido por las balas españolas, en medio del fragor del combate, el Lugarteniente General del Ejército Libertador, Antonio Maceo.

Treinta y ocho años después, el 7 de diciembre de 1934, en Santiago de Cuba, nace el niño a quien llamaron Frank Isaac, primer hijo del Reverendo Agustín País y Doña Rosario, ambos de nacionalidad española.

Antonio Maceo, un mulato santiaguero de origen humilde, fue uno de los primeros en responder al llamado por la independencia de la Patria y por ello, en 1868, con un poco más de 20 años de edad, se unió a la lucha que había iniciado en el ingenio La Demajagua.

Frank nació y creció también en un hogar humilde y ello le hizo comprender que desde muy joven y a pesar de su formación religiosa, de qué lado estaba el deber y ese deber significaba, luchar por la libertad de su Patria.

En su educación y formación revolucionaria, Antonio Maceo y Frank País contaron con el apoyo de sus madres, Mariana Grajales y Doña Rosario, ambas de estirpes heroicas, que nunca desalentaron a los hijos en sus empeños.

Maceo por su bravura y claro pensamiento, escaló las más altas posiciones del Ejército Libertador y por la leyenda de sus acciones combativas el pueblo le dio el calificativo de Titán de Bronce.

El asalto al Cuartel Moncada el 26 de Julio de 1953 definió la posición revolucionaria de Frank, uniéndose a la Juventud del Centenario y a Fidel, porque comprendió que su causa era justa y verdadera.

Fue Maceo protagonista de la hazaña de llevar la Revolución hasta el extremo más occidental del país y después de haber librado mil cien combates y exhibir 27 cicatrices en su cuerpo por las heridas, la muerte le llegó aquel 7 de diciembre de 1896 machete en mano y cargando contra el enemigo.

Frank llegó a convertirse, a juicio de Fidel, en el alma del movimiento 26 de julio. Acechado por las tropas batistianas, nunca rehuyó el combate. El 30 de julio de 1957 fue asesinado en una calle santiaguera, cuando contaba sólo 23 años de edad.

Las vidas de Antonio Maceo y Frank País tuvieron muchos puntos coincidentes. La diferencia de tiempo en que ambos vivieron quedó unida por una sola fecha: el 7 de diciembre, pero más que eso sus vidas quedaron unidas por sus heroicas actitudes, por las cuales hoy son recordados y amados por su pueblo, el mismo pueblo revolucionario de entonces y de ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 3 =