Interviene Fidel en el X Congreso Obrero

Sucesos Históricos | | 0 |

Santiago de Cuba, 21 nov.— Entre el 18 y el 23 de noviembre de 1959, en La Habana, tuvo lugar el Décimo Congreso Nacional de la Confederación de Trabajadores de Cuba, con la asistencia de unos 3 mil delegados de todo el país, quienes apoyaron la defensa de la Revolución cubana, que ya desde los primeros momentos del triunfo había tomado varias medidas de beneficio para la clase obrera.

Sin embargo, en el transcurso del evento elementos derechistas y simpatizantes de Eusebio Mujal, quien había usurpado la secretaría de la organización después del golpe de estado de Fulgencio Batista, pretendieron crear divisiones dentro de organismo proletario, alegando que los comunistas se adueñarían de la dirección del movimiento obrero para arrebatarle los derechos e intereses de los trabajadores.

En ese sentido, el 21 de noviembre de 1959, se produjeron manifestaciones sectarias en el Congreso haciendo circular volantes desprestigiando a los comunistas, entre ellos a Lázaro Peña González, fundador de la CTC, por lo que el Comandante en Jefe Fidel Castro en una magistral intervención en el plenario criticó la postura anticomunista de algunos elementos que le hacían el juego a los enemigos de la Revolución.

Fidel, que en esos momentos era el Primer Ministro del Gobierno Revolucionario, encauzó de nuevo al movimiento sindical por el camino de la unidad, llamó a sacudir la mata hasta la raíz y, con la certeza de que los trabajadores siempre le comprenderían, planteó que debían ser los propios obreros los encargados de sancionar cualquier acto de deslealtad.

“No me comprenderá un pillo, no me comprenderá un farsante, no me comprenderá un descarado simulador, pero los trabajadores verdaderos (…) esos nos comprenderán siempre en cualquier lugar y en cualquier circunstancia que le hablemos”, dijo Fidel.

Durante la clausura del Décimo Congreso de la CTC el 23 de noviembre de 1959 los delegados eligieron al nuevo secretariado de la organización obrera encabezado por Lázaro Peña González como Secretario General, quien además de ser fundador de ese organismo sindical en enero de 1939, se mantuvo al frente del mismo hasta el golpe de estado del 10 de marzo de 1952, teniendo que posteriormente marchar al exilio.

Durante el Onceno Congreso celebrado dos años después, el 26 de noviembre de 1961, se acordó cambiar el nombre de Confederación de Trabajadores de Cuba revolucionaria por el de Central de Trabajadores de Cuba, la gloriosa CTC que agrupa hoy a todos los obreros del país con su principal logro, la unidad en torno a la Revolución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × tres =