Exigen mayor celeridad en construcción de viviendas

De Cuba | | 0 |

Sancti Spíritus, 23 nov.— El Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, integrante del Buró Político del Partido Comunista de Cuba y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, exigió aquí trabajar con mayor celeridad para avanzar en el programa de construcción de viviendas.

El también Héroe de la República de Cuba evaluó la marcha del mencionado programa en la provincia de Sancti Spíritus, en cuyos análisis participaron, además, representantes de instituciones vinculadas a ese programa en la región central del país.

Valdés Menéndez insistió en la necesidad de incrementar las capacidades en la producción local de materiales de construcción para satisfacer los planes de edificación de moradas.

Vivian Rodríguez Salazar, directora general de la Vivienda en el Ministerio de la Construcción, informó que el próximo año deben erigirse en el país 50 mil casas, de ellas 20 mil por constructores estatales y el resto por esfuerzo propio de la población.

Agregó que en Cuba hay un déficit en el fondo habitacional de 929 mil viviendas, y añadió que en unos 10 años se podrá recuperar, mientras que en el territorio espirituano está previsto hacerlo en siete años.

En Sancti Spíritus también se pretende concluir en el 2020 la reedificación de las moradas que fueron derrumbadas totalmente por el huracán Irma, en septiembre del 2017, y por la tormenta subtropical Alberto, en mayo del presente año.

El general de división de la reserva Ramón Pardo Guerra, jefe del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, refirió que existen organismos internacionales en disposición de donar equipos para las mini-industrias que se están creando con el propósito de incrementar la producción local de materiales de construcción.

Valdés Menéndez hizo énfasis en las prioridades que se deben tener en cuenta en la entrega de materiales para edificar viviendas, en las que mencionó, en primer lugar a los damnificados por fenómenos naturales y a quienes reciben subsidios para construir las llamadas células básicas habitaciones.

Igualmente se insistió en ir sustituyendo las denominadas viviendas precarias (barrios insalubres, cuarterías y ciudadelas, edificios en estado crítico, pisos de tierra, casas en asentamientos costeros incluidos en la Tarea Vida, y otras en lugares con peligro de inundación).

Asimismo se acentuó la necesidad de conformar una estrategia de intervención constructiva dirigida a detener el deterioro del fondo habitacional, y edificar inmuebles más resistentes a los ciclones tropicales que con relativa periodicidad afectan a Cuba, teniendo presente hacerlo en asentamientos urbanizados y cumpliendo los planes de ordenamiento territorial.

Finalmente se llamó a propiciar la participación popular y comunitaria a través del esfuerzo propio de la población, la creación de microbrigadas e incentivar el apoyo de empresas y centros laborales estatales en los planes de viviendas. (Israel Hernández Álvarez)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − siete =