Etiopía, cerrando brechas en África

Del Mundo | | 0 |

Addis Abeba, 27 nov.— El proceso de reformas políticas y económicas en Etiopía están dando frutos, en opinión de expertos, que exhortan a la comunidad internacional a dar más apoyo a esas iniciativas en la búsqueda de un Cuerno de África pacífico.

‘Somos cuatro hermanas y mi padre nos animó a ser mejores que los hombres en conocimientos. Hoy estoy aquí para agradecérselo y decirle que misión conseguida’.

Así, Sahle-Work Zewde, la nueva presidenta de la nación, comenzó su discurso ante el Parlamento que la eligió por unanimidad a finales de octubre, como colofón, según los analistas, de las vertiginosas transformaciones promovidas por el primer ministro, Abiy Ahmed.

Tras el nombramiento, Ahmed declaró que ‘en una sociedad patriarcal como la etíope, la elección de una mujer como jefa de Estado establece una base para el futuro y normaliza al sector como responsables de la toma de decisiones en la vida pública’.

Así, Zewde prometió trabajar para conseguir la igualdad de género y promover la paz. Diplomática de carrera, desempeñó cargos en las Naciones Unidas y es la única mandataria en África en estos momentos.

La reconciliación con Eritrea, tras 20 años de conflictos y más de 80 mil muertos, fue otro paso decisivo que puede dar rienda suelta al potencial económico en toda la zona, aseguran los observadores.

Por otro lado, tras la gran hambruna en 1984 por la sequía, los conflictos políticos y las guerras que ocasionaron la muerte de casi un millón de personas, Etiopía logró en los últimos años pasar de un PIB de ocho mil millones de dólares en 2000 a los 72 mil millones registrados en 2017, recordó a Prensa Latina el comentarista Bilal Derso.

Su economía crece favorecida por la modernización de infraestructuras, carreteras, ferrocarriles y energía. Las proyecciones para los próximos años son optimistas con tasas del siete y nueve por ciento de crecimiento.

En esos indicadores influye la fuerte demanda interna, las grandes inversiones públicas y el capital extranjero, apuntó Derso.

China es el mayor socio comercial y primer inversor. El valor acumulado de los proyectos gestionados por los chinos superó los 22 mil millones de dólares.

Además Beijing estableció aquí una zona económica especial para sus empresas.

No obstante, existen dudas sobre si el país podrá sostener el despegue por mucho tiempo, debido a los desafíos sociales y las condiciones climáticas.

De acuerdo con el investigador Alemu Fantahum, la acumulación del descontento obligará al gobierno a abordar adecuadamente la ira de la ciudadanía y proteger sus derechos.

Pero, a pesar de todo, la economía sigue su buena marcha, destacó. Es el segundo Estado más poblado de la región africana y el 13 del mundo, con una población de más de 100 millones. Muchos inversores ven el potencial de mercado de esta enorme base de consumidores.

Etiopía es considerada una entrada natural a África; está situada al lado del Oriente Medio y en el camino de las rutas marítimas más transitadas del mundo.

Su amplio mercado interno y los reducidos costes laborales hacen del territorio un lugar muy atractivo para producir bienes de consumo.

Además, tras la construcción de la presa del Gran Renacimiento la producción de energía hidroeléctrica puede satisfacer, no solo sus necesidades, sino ayudar a naciones vecinas.

A su vez, se están haciendo grandes progresos para convertirse en el mayor productor de energía eólica del continente, precisó Fantahum.

A pesar de no tener mar, el país está dando pasos de gigante en el intento de industrializarse, con el objetivo de convertirse en competitivo para las industrias de manufactura ligera en el orbe, y su estrategia se basa en las experiencias de Surcorea, Taiwán y China. (Richard Ruíz Julién)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − tres =