Contará Santiago con el hotel más moderno de Cuba

De Santiago | | 0 |

La Habana, 28 nov.— Con categoría 5 Estrellas Plus, el hotel que prevén sea el más moderno del país, contará con sistemas constructivos y tecnológicos de avanzada, que le permitirán estar acorde con los estándares exigidos para convertir a Santiago de Cuba, en un destino especializado de Turismo mice (congresos, convenciones, incentivos y eventos).

Según el arquitecto Josué Pérez Acosta, autor del atractivo diseño, esa debe ser la divisa predominante en las dos torres (de 15 y 17 niveles) que acogerán las 452 habitaciones, incluyendo dos suites presidenciales en el nivel superior de una y otra, que a 72 metros de altura y 92, respecto al nivel del mar, la de 17 pisos la convierten en la edificación más alta de la urbe.

De acuerdo con el diario Granma, la instalación tendrá un centro de convenciones, salón de fiestas, espacioso lobby, cinco restaurantes,

snack bar, cafetería, gimnasio fisioterapéutico, piscinas, entre otros elementos, y el ocupará una parcela de 7,28 hectáreas, antes compartida por la base de transporte del Turismo, una base de ómnibus urbanos y un establecimiento de Cubiza.

El arquitecto e ingeniero César Garrido Rodríguez, su proyectista general, apuntó que la proyección de los diferentes sistemas tecnológicos responde a ese concepto de hotel inteligente, donde todos los procesos se regulan y controlan, se automatizan y optimizan, de forma que por primera vez en el país se logren abarcar por completo las opciones de confort, servicio y energéticas a favor de la más alta calidad y una adecuada relación costo-beneficio.

Precisó que desde el punto de vista tecnológico predominará la estructura metálica por su nivel de ejecución, ligereza y resistencia en una región de alto riesgo sísmico.

En tanto, agregó, la construcción de la fachada por muro-cortina resaltará el empleo de paneles de cristales especiales, que lejos de elevar la sensación térmica impiden la penetración de rayos solares nocivos al edificio.

El arquitecto Pérez Acosta explicó que esos cristales, que se utilizarán por primera vez en Cuba, poseen varias capas de vidrio capaces de crear una cámara intermedia de ruptura del puente térmico y de la transmisión de calor al interior, a la vez que contienen celdas fotovoltaicas, que a diferencia de los paneles solares tradicionales son transparentes y de la tonalidad deseada.

Asimismo, destacó la importancia de cerrar el edificio con esos cristales, los cuales económicamente resultan más factibles y aportan energía eléctrica limpia, aún sin el primer huésped, estaría registrando ingresos, pues cálculos preliminares reportan que de ser instalados también en los pasillos y la cubierta podría ahorrarse alrededor del 50 por ciento de la demanda de energía eléctrica en general.

De igual manera, se estudiará la velocidad del viento en los puntos superiores de las torres para determinar la posible generación de energía eólica, a la vez que el abundante manto freático, revelado en los estudios del suelo, será aprovechado como reserva de agua para la limpieza, el riego de las áreas verdes y otros menesteres ajenos al consumo humano.

A los techos de la edificación se les aplicará la filosofía de diseño “cubierta verde”, que podría ser jardinería con material natural real o imitación, utilizando material plástico, sintético o de otro tipo; es decir, grandes superficies verdes en cubiertas como las del basamento y pasillos de mantenimiento, para obtener un adecuado balance calórico en esas zonas expuestas al sol.

El ingeniero Garrido Rodríguez, señaló, además, que el hotel se distinguirá por la posibilidad de adaptarse a formato de teatro, tipo aulas, e imperial con una gran mesa cuadrada y los conferencistas situados a su alrededor, dotado todo de medios audiovisuales y de iluminación de última generación.

Debajo del centro de convenciones estaría un área techada de parqueo, desde la cual puede accederse de forma directa a los salones, tanto desde la instalación como de la calle, y en sentido general contaría con las normas de evacuación exigidas ante la ocurrencia de desastres.

La parcela que ocupará la edificación se encuentra en proceso de desmonte y demolición a través de medios mecánicos y voladuras, está en fase final la investigación ingeniero-geológica del suelo, y en todo su entorno se valoran las mejoras a introducir en las redes viales, eléctricas, hidrosanitarias y en el fondo habitacional.

El sistema del turismo ya trabaja en la selección y capacitación del personal que podría asumir la moderna instalación, y parte del grupo multidisciplinario de proyecto integrado por 34 especialistas de la Emproy-15 tiene previsto el intercambio de asesoría técnica en el extranjero, concluye el periódico Granma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 3 =