30 de noviembre de 1958: Culmina la batalla de Guisa

Sucesos Históricos | | 0 |

Santiago de Cuba, 30 nov.— Una de las principales acciones del Ejército Rebelde durante la última gesta de liberación nacional fue la batalla de Guisa, iniciada el 20 de noviembre de 1958 y tras diez días de intenso y desigual combate culminó el día 30 con la victoria de las fuerzas revolucionarias.

Dirigida por el Comandante en Jefe Fidel Castro, la fuerza rebelde estaba compuesta por unos 180 combatientes armados del primer y tercer frente guerrilleros, que tuvieron que enfrentarse a más de cinco mil efectivos de la dictadura entre los que se encontraban en la guarnición de Guisa y los refuerzos enviados desde Bayamo, ubicado a solo 12 kilómetros de poblado.

En ese sentido, Fidel dijo que la batalla no se libró contra la pequeña guarnición que defendía Guisa, sino contra los refuerzos que enviaba hacia allí el puesto de mando del ejército de Bayamo, nueve de los cuales fueron totalmente destruidos a pesar de marchar con tanques, artillería pesada, carros blindados y los más modernos armamentos, además de ser apoyados por aviones durante los combates.

El 30 de noviembre de 1958 sobre las cuatro de la tarde la guarnición de 40 soldados que había en Guisa abandonó precipitadamente ese lugar, dejando atrás todo el parque, vituallas y numerosas armas, mientras que a las 9 de la noche entraban al poblado los guerrilleros declarándolo territorio libre de Cuba.

Coincidentemente, también un 30 de noviembre pero de 1897 el Ejército Libertador, al mando del General Calixto García Iñiguez había liberado también el poblado de Guisa de los soldados colonialistas españoles.

Durante los diez días de combate en Guisa al ejército batistiano se la causaron unas 200 bajas entre muertos y heridos, capturándosele numerosas armas, entre ellas, un tanque T-17, dos morteros, una bazuca, 7 ametralladoras trípode calibre 30, 94 armas largas, 54 MIL proyectiles de diferentes tipos, 14 camiones, 200 mochilas con sus vituallas, así como víveres y medicinas.

El Ejército Rebelde por su parte, perdió 8 hombres, entre ellos el bravo Capitán Braulio Coroneaux, además de resultar heridos otros siete guerrilleros. De esta forma, a sólo 12 kilómetros de Bayamo, Guisa se convirtió en territorio libre de Cuba y el éxito alcanzado allí fue el preludio de la gran victoria revolucionaria del primero de enero de 1959.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + diecinueve =